La nada en pedazos

Cuado lo eras todo

y no me queda nada,

ni tus pasos alados,

la ternura apagada,

ni tu risa de oceano,

ni la luz en miradas

como cuando llegas

a la orilla esperada.

Cuando me eras grandeza

una flor perfumada…

Y me eras fuego enorme,

fogata inacabada …

 

Cuando lo eras todo

y eras alimento,

pan caliente en trozos

y pedazos de viento.

 

Lo eras todo

Todo, todo lo que pienso.

 

Eras tierra y fruto

y celula y sustento.

Presencia en piel hermosa

de seda y firmamento,

cuando me eras latido,

letra y pensamiento,

vocablo necesario,

rima por momentos.

Savia recurrente,

fruto y  lo que siento.

De repente,

solo hay pedacitos de nada.

Porque el arcoiris

se quebro cuando

llegaste al cielo

y solo quedo el purpura,

el blanco junto al negro.

Luto maldito que destroza el alma

Pedacitos de nada,

burbujas que titilan en los ojos

flotando apagadas

y un cansado desden,

sin tus huellas,

y un caminar infortuito.

Nada, nada, nada.

pedazos de silencio

trozos de atomos

Esencia de ti

que se esfuma

en la bocanada de un cigarrillo.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: